El agua subterránea de Granada

En la carretera del Parque de Invierno hay un depósito de agua. Subterráneo en sus dos terceras partes, que recogía el agua de la lluvia. Este es conocido como el Aljibe de la Lluvia. Integraba el extenso sistema de abastecimiento hídrico de los palacios altos de la Alhambra. Como este, eran muchos los aljibes que abastecían a la ciudad de Granada.

Cuando los árabes llegaron a Granada, el agua surtía la ciudad a través de una primera acequia de construcción romana. Provenía de Deifontes, cuyo nombre  tiene origen latino que significa Fuente de los Dioses, lo que demostraría esta teoría. Sin embargo, los musulmanes al llegar desde Madinat Ilbira (siglo XI) optaron por acometer la obtención de agua desde Ayn ad-dama o Fuente de las Lágrimas, el actual Alfacar. El agua entraba en la ciudad por un partidor principal del pago de Manflor, situada antes de la Bab Fayy al-Lawza o Puerta de Fajalauza. Su ramal más importante coincidiría con la calle de San Miguel Alto.

Al llegar a la actual Plaza Larga, antes de su entrada a la Qadima, era necesario salvar un desnivel. Esto se conseguía formando en la acequia un sifón mediante un ingenioso sistema compuesto de saltadores. Dichos saltadores se mantenían gracias a tapones de madera con estopa. Así se conseguía presión en el líquido para elevarlo hasta la primera ciudad zirí.  

Alrededor de la mitad de los aljibes se encontraban junto a mezquitas o exentos a estas. Nos han llegado veintiocho, aunque su número era evidentemente más elevado. 

Los aljibes del Albaicín

  • Jubb al- Qadím (Viejo) o Aljibe del Rey (siglo XI). Era el mayor de todos los aljibes de la ciudad, con una capacidad de trescientos metros cúbicos. Recogía el agua de lluvia gracias a una terraza pavimentada. Además, era el único donde los aguadores podían sacar agua para su venta. 
    Plano aljibe del rey granada
  • Jubb al- Murābitīn (De los Ermitaños) o de San José (siglo XI). Hasta el siglo XVI hubo una piedra sobre la boca del aljibe. En ella había una inscripción fundacional a cargo de las limosnas que los vecinos del Hizn Román donaron a los morabitos de ese lugar. 
  • De las Tomasas: data de finales del XI (zirí) o comienzos del XII (almorávide).
  • San Nicolás: cristiano de época barroca, aunque tal vez construido sobre uno árabe anterior.
  • De la placeta del Abad. Se encontraba junto a la Bab al Bunūd o Puerta  de los estandartes, por lo que pudiera haberse llamado así. Ofrece restos de su pintura roja original y tiene un origen nazarí.
  • Del Salvador: de difícil datación. Tal vez pertenecía a la dar- al- mīda’a o  dār aĺ_ wadū‛  (casa de las abluciones) de la mezquita mayor.  
  • Jubb al- Šarī‛a (de la Explanada) o De San Cristóbal. Se ubicaba junto a la mezquita del homónima, en la explanada destinada a celebraciones religiosas públicas. Se excavó a 6,5 metros bajo el nivel del suelo y posee un brocal romano reutilizado. 
  • De San Miguel Bajo (siglo XII). Es posible que existiera uno anterior para la mezquita junto al Dar al- Dik Roh. Conserva columnas romanas reutilizadas.
  • Jubb al- Ahdab (Del Jorobado). Se encuentra junto a la mezquita del mismo nombre, cerca de la plaza del Peso de la Harina, en la Cuesta del Chapiz.

Aljibes nazaríes

  • De la Cruz de Piedra (siglo XIII): pertenecía al ramal secundario que continúa por San Luis en dirección al Dar al- Bayda. En su interior se observa el roce de la soga en la piedra.
  • De Paso o de San Gregorio Magno. Siempre estuvo abierto como paso de agua. Está decorado a soga y tizón y conserva restos de color almagro sobre enfroscado grisáceo.
  • Jubb al- Burriyāni o Del de Burriana (siglo XIII). El arquillo ciego a su derecha sería un posible resto de la alcubilla.
  • De Sta. Isabel (siglo XIII). Muy raro para la tradición nazarí, pero común en el Islám oriental, de Egipto a la India. Se llamó también De las Barandillas. Un posible nombre árabe sería el jubb Šuŝuna si se demostrara cierta la teoría de la existencia de una mezquita con ese nombre para la rauda cercana.
  • De la Vieja (siglo XIV). Originariamente estuvo pintado de rojo. Su nombre árabe (Rábita o al- Zaytūna) posiblemente dependiera de si se hallaba junto a una mezquita. Esta podía llamarse Aceituna o Del Olivo dependiendo del autor. Este aljibe, además, cuenta con una leyenda en su interior que será la que le dé el nombre.
  • Jubb al Safà (De la Pureza). Está situado junto a la mezquita homónima. Es muy sencillo y perteneciente al ramal secundario hacia calle San Luis. Su misión era la de decantar el limo y, de hecho, se halló mucho en su interior durante su restauración, lo que lo confirma.

Merece mucho la pena visitar los distintos aljibes por el Albaicín. Pueden reconocerse gracias a las puertas que todavía quedan inscritas por toda la ciudad, puertas de acceso a una Granada subterránea.

(Visited 43 times, 1 visits today)