El tesoro de la basílica: el Camarín de San Juan de Dios

publicado en: cultura, Granada, Historia, Secreto | 0

Creyentes y amantes del arte disfrutarán del pequeño museo en torno al camarín de San Juan de Dios. Un espacio ubicado en el altar de la basílica dedicada al Santo granadino, donde se guardan (en urna de plata) sus restos mortales.

El museo de la basílica

El musCúpula basilica san juan de dioseo está dividido en sacristía, escalera de acceso, ante-camarín, camarín y post-camarín. Y es, además, un espacio para el recogimiento y el silencio. Pocos fieles conocen la existencia de tan ingente cantidad de obras de arte escondidas detrás del altar. En la sacristía, en urna de taracea, se guarda un trozo de hueso del Santo, para veneración de los fieles.

Desde la escalera de acceso se pueden contemplar desde azulejos de Triana hasta techos pintados por Saravia y Tomás Ferrer. Un crucifijo de Alonso Cano o una Sagrada Familia de Risueño se encuentra también allí. Hay un niño Jesús dormido del siglo XVIII que descansa en un rellano. También una Virgen de la Encarnación pintada sobre cobre por el artista Becerril un poco más adelante. El ante-camarín está presidido por dos jarrones de porcelana china del siglo XVI (dinastía Ming).

Las reliquias del Camarín

Oro, plata y bronce brillan en el camarín. En su centro está la urna de plata guardando otra de madera que acoge los huesos del santo. Esta urna está rodeada de reliquias santas: el crucifijo con que San Juan de Dios murió en sus manos en la Casa de los Pisa, un ‘Lignum crucis’ (trozo de la cruz de Jesucristo) y una espina de la corona de Cristo, autentificada por Benedicto XIV.

Alrededor de la urna se reparten pequeños trozos de hueso. Pertenecieron a cada uno de los santos que la orden tuvo en su historia: San Juan Grande, San Ricardo Pampuri, entre otros. Por las paredes del camarín hay hasta 123 cofres de cristal con restos de mártires del siglo I. Fueron traídos desde las catacumbas de Roma.

Hasta 1808 el camarín estaba revestido enteramente de plata, pero durante la invasión francesa, todo se perdió, salvo la urna, prudentemente escondida. El espacio, de tan deslumbrante y barroco, resulta sobrecogedor, al menos para los tiempos actuales. Pero esto era habitual en otras épocas ya que un gran número de reliquias santas en una iglesia aumentaba su relevancia.

¿Lignum crucis en Granada?

Este trozo de la Santa Cruz  no es el único preservado en Granada. Es de hecho la ciudad española que más reliquias guarda, según el periodista Gabriel Pozo Felguera. Cuatro fragmentos están repartidos por la geografía granadina y preservados en inverosímiles lugares. Uno, como ya hemos dicho, se guarda en el Camarín de San Juan de Dios.

Todas las reliquias guardadas por Isabel la Católica, fueron llevadas a la Catedral de Granada. Entre sus reliquias había uno de los fragmentos de la Santa Cruz se la entregó el Rey Boabdil, guardada por sus antepasados desde el siglo VII.

¿Y las dos restantes?