Los misterios de las murallas de Granada

publicado en: albaicin, cultura, Granada, Historia, Turismo | 0

Donde tradicionalmente las murallas tenían cuatro puertas de acceso, la ciudad de Granada tenía ocho. Esto nos permite hacernos una idea de las dimensiones del antiguo reino. Recorrer parte de la muralla que va desde San Miguel Alto hasta Puerta Elvira es hacer una ruta por el tiempo.

Son muchos los restos que conserva Granada de sus murallas originarias. Estos restos de piedra y ladrillo son, en su mayoría, de época Zirí (siglo XI), aunque muchos forman parte de las ampliaciones o reconstrucciones de la época Nazarí (siglo XIV).

Los restos de la muralla Zirí

La antigua Alcazaba Cadima, del la dinastía Zirí, es la que se encuentra en la zona más alta del Albaicín. Fue aquí donde se asentaron las poblaciones ibero-romanas. Y este fue el sitio elegido por los musulmanes para continuar la obra latina.

muralla zirí

Las primeras reconstrucciones están fechadas en el periodo califal. Pero el trabajo más extenso que ha llegado hasta nuestros días es el realizado por los ziríes. En esta época será cuando aparezcan la mayoría de las torres y puertas de acceso al que ya era el Reino de Granada. De ellas, la más antigua es la Puerta Monaita. El lienzo de muralla zirí iba desde Puerta Monaita hasta el Arco de las Pesas, más de 350 metros de longitud que actualmente pueden apreciarse desde el Mirador de San Cristobal. Esto evidencia la calidad de las construcciones. Se trataba de muros con potentes torres de durísima argamasa y mampostería, pues de lo contrario no hubieran llegado hasta nuestros días.

La puerta de Bib Rambla o Arco de las Orejas también corresponde al periodo Zirí. Era el único acceso a la plaza de Bib Rambla, siendo uno de los accesos más importantes de la muralla. No estaba dedicada a fines militares, por lo que su estética es distinta a las demás puertas. Su verdadero nombre era Puerta del Arenal, pero su función añadida obligó a renombrarlo. Era usado para exponer las partes del cuerpo que, antiguamente, se le amputaba a los delincuentes a modo de castigo. Desde los años 30 del siglo pasado, se encuentra situada en el Bosque de la Alhambra, gracias al ingenio de Torres Balbás, director del Patronato de la Alhambra y el Generalife en ese momento.

De esta misma época es la Puerta Elvira o Báb Ilbím. Esta era la más grande y la considerada como el acceso principal a la ciudad. Pese a que su construcción se origina en el siglo XI, sus labores continúan en el periodo de Yusuf I, siglo XIV. Su nombre proviene de que abría el camino a Medina Elvira.

Puerta de FajalauzaFajalauza

Los tramos de muralla correspondientes a la época Nazarí se producen a raíz del crecimiento de la ciudad. Al aumentar su tamaño surge la necesidad de fortificarse con un completo anillo defensivo. Esta muralla Nazarí cuenta con el llamado tramo de Muralla Alberzana o “campo de naranjos”. Este parte de la Cuesta de San Antonio, paralelamente a la Carretera del Murcia y llega hasta la Puerta de Fajaluza, cerrándose así con la muralla Zirí.

La Puerta de Fajaulauza es la única, junto con la de San Lorenzo, propiamente de época Nazarí. Comunicaba el Albaicín con el arrabal de los Alfareros, situado extramuros de la puerta. También Era la salida de la ciudad hacia Guadix.

Esta puerta tiene un papel fundamental en la historia de Granada. Boabdil entraría secretamente por ella en el año 1486. Había sido liberado por los Reyes Católicos y volvía para recuperar el trono arrebatado por su tío el Zagal. También fue el lugar en el que se inició la rebelión morisca de 1568.

La puerta secreta de San Lorenzo

La Puerta de San Lorenzo pertenece al reinado de Yusuf I  (finales del siglo XIV, principios del XV) aunque está integrada en la muralla zirí. Se trata de una pequeña puerta de paso por el lienzo de muralla exterior de la Alhambra. Fue recuperada y datada después de permanecer durante años en el olvido, a finales del siglo XX.Puerta de san lorenzo

Su forma singular (en forma de rectángulo irregular, mirando hacia el norte y el oeste), y el hecho de que forme parte de una torre, la convierten en un ejemplo genuino de puerta árabe, diferente de cualquiera de las que la precedieron.

Desde su redescubrimiento en 1983. Se cree que su apertura y su pequeño tamaño estuvo motivada por la falta de algún acceso hacia el Albaicín.

Esto se debe a que entre la Puerta de Fajalauza y la de Elvira había alrededor de un kilómetro y medio del recinto defensivo. Es de difícil localización: hay que subir más allá de la Iglesia de San Cristóbal hasta la fábrica de cerámica de Fajalauza y tomar el carril de la izquierda (Cuesta de San Antonio). La ubicación de la puerta viene a coincidir con la parte posterior de la Iglesia de San Cristóbal. También es conocida como Cerca de Don Gonzalo.

Fuera de estas murallas lo único que crecía era la Rauda o cementerio. Según los cronistas de la época, era más grande que muchas ciudades de Europa.